lunes, 4 de marzo de 2019

Rawls: la justicia como equidad

Notas del libro de Swift, Adam (2016)¿Qué es y para qué sirve la filosofía política? Siglo XXI, Buenos Aires.



Rawls (Una teoría de la justicia, 1971) elabora una teoría en la que comprende a la justicia como equidad, e intenta mostrar qué tipo de razonamiento es el adecuado para pensar acerca de la justicia, a partir de un experimento mental que denomina posición original. A través de él busca fundamentar qué principios asumirían las personas para acordar un contrato que organizara la sociedad, si ignoraran determinada información acerca de sí mismas, de manera tal que no pudieran tomar esas decisiones en función de sus propios intereses, sino de manera equitativa. Este velo de ignorancia impide a las personas conocer dos aspectos fundamentales: sus talentos y la posición social que tienen, así como su concepción del bien. Sí saben que tienen “la capacidad para formular, revisar y perseguir una concepción del bien” (46) y que para ejercer esta capacidad necesitan un conjunto de bienes primarios: libertades, oportunidades, poderes, ingresos y riqueza, autorrespeto. La posición original es una representación de un tipo de sociedad que se concibe como “un esquema equitativo de cooperación entre ciudadanos libres e iguales” (46) .

Según Rawls, las personas elegirían estos principios: 

1. Principio de libertades básicas: toda persona ha de tener un derecho igual al sistema total de libertades básicas más amplio que sea compatible con un 
sistema similar de libertades para todos.

2. Las desigualdades sociales y económicas deben ser estructuradas de modo que: 

a) Principio de diferencia: comporten el mayor beneficio posible para los menos favorecidos y, 

b) Principio de igualdad equitativa de oportunidades: estén vinculadas a cargos y posiciones abiertos a todos en condiciones equitativas de igualdad de oportunidades. 

El principio 1 tiene prioridad sobre el 2, y dentro de éste el principio b tiene prioridad con respecto al a. 

De este modo, y en primer lugar, una sociedad justa da a cada miembro el mismo conjunto de libertades y derechos básicos (expresión, asociación, culto, etc.). Luego, de existir desigualdades sociales y económicas, se asegurará de que todos los ciudadanos gocen de iguales oportunidades en el proceso por el que llegan a conseguir o evitar posiciones desigualmente recompensadas. Por último, solo permitirá tales desigualdades si con el tiempo tienden a maximizar la posición de aquellos que están en peores condiciones (48).

Swift enumera alguna de los aspectos comúnmente sujetos a críticas y debates:

- El supuesto del maximin, es decir la creencia de que los individuos normalmente preferirían maximizar el mínimo, evitando riesgos y asegurándose dejar en el mejor lugar posible a quienes les ha tocado la peor posición, en lugar de maximizar la posición media por sobre un umbral mínimo, que es lo que efectivamente la gente prefiere.

- El supuesto de la prioridad de la libertad por sobre la preferencia de los beneficios económicos, es decir la creencia de que los individuos no estarían dispuestos a sacrificar sus libertades si eso les permite asegurarse otra posición material. Rawls comprende que las libertades son fundamentales para seguir la propia concepción de vida, una vez que todas las personas han accedido a un umbral mínimo de bienestar, ya que normalmente un sujeto preferiría comida a libertad.

- El Principio de diferencia pregona que las desigualdades están justificadas sólo si sirven para maximizar la situación de los que están peor, y se relaciona con el argumento de que es necesaria cierta desigualdad para incentivar económicamente a la gente a que realice ciertos trabajos para los que son útiles. Si se paga lo mismo a un neurocirujano que a un boletero de cine, a nivel agregado la sociedad se estancaría y no permitiría el crecimiento de la sociedad en su conjunto, incluidos aquellos que detentan las peores posiciones. No obstante, no significa que no haya que preocuparse por estas desigualdades, o que el ”derrame” ocasional alcance para satisface este principio.

- ¿Quiénes son los más desfavorecidos? En un principio, parecería que lo son aquellos que, simplemente, tienen menos bienes primarios. No obstante, también debería pesar en ese juicio el proceso por el que llegaron a estar en esa situación, ya que si perdieron sus bienes luego de una distribución inicial equitativa debido a la holgazanería o a que la apostaron, la mirada acerca de la evaluación de su posición posiblemente sea distinta.

(c) Filosoferos, 2019

No hay comentarios:

Publicar un comentario